El gran simulador

Se sabe que las redes sociales en Internet dan para todo. Cada día, millones de personas comparten sentimientos y opiniones en sitios como Facebook o Twitter como si se tratase de una extensión natural de sus propias vidas.

Más allá de las preferencias personales, la explosión de estas redes constituye una realidad innegable y abrumadora. Sin embargo, la cuestión de fondo consiste en saber si todos los usuarios están en condiciones de diferenciar lo real de lo virtual.

El caso que les presento a continuación no representa peligro alguno para los que cayeron en la trampa pero demuestra de manera contundente qué fácil resulta engañar a los incautos que depositan su buena fe en las manos de los demás.

Si introducen el nombre de Vinnie Vincent en el buscador de Facebook, se van a encontrar con un perfil personal que a primera vista luce verosímil. Claro que una pequeña navegación por la página permite comprobar que se trata de un impostor.

El aspecto más incómodo del asunto es que este sujeto, aprovechando los años de silencio del verdadero Vincent, lleva adelante su mentira incluso ofreciendo entrevistas a diversos medios del ambiente rockero internacional. Por lo tanto, toda información que circule en Internet sobre el guitarrista deberá ser tomada con los recaudos del caso.

No es la primera vez que un músico que formó parte de Kiss sufre la usurpación de su personalidad. En 1991, un hombre que vivía en la indigencia bajo el muelle de Santa Mónica cobró cierta notoriedad en los medios de su país al afirmar que era Peter Criss.

Su cuarto de hora se extinguió cuando el verdadero Peter lo confrontó en el programa televisivo de Phil Donahue.

Brian Rademacher, director del sitio Rock Eyez, estuvo involucrado en la elaboración de un reportaje con el falso Vinnie Vincent pero afortunadamente descubrió el engaño antes de publicar el material.

La página de Facebook de este personaje cuenta con datos que se corresponden con los del músico que pasó por Kiss a comienzos de la década del ochenta, como fecha de nacimiento y ciudad de origen.

Pero lo más gracioso llega al momento de leer la breve descripción personal que escribió para recibir a sus visitantes. “Vivo en Los Angeles con mi amada esposa y mis dos hermosas hijas. No podría pedir una familia mejor”.

Luego, en mayúsculas, aparece esta afirmación que increíblemente termina por pescar a los inocentes que todavía mantenían cierto recelo. “Soy el verdadero Vinnie Vincent y todo aquel que piense que no lo soy o tiene dudas, que no me agregue”. Hilarante.

Para los que ya están entregados a la fantasía, el falso Vinnie coloca el link de una sus supuestas hijas, que también tiene página en Facebook. El nombre de la niña es Katie Nicole Nickalls pero su nick de usuario resulta aun más desconcertante: Katie Shandi Vincent.

Por supuesto, los datos de la página de Katie dejan al descubierto el engaño de manera demoledora pero así y todo consiguió sumar más de 800 amigos, muchos de ellos de la Argentina.

Casualmente, en el día de hoy se celebra el cumpleaños del verdadero Vincent y el muro del impostor aparece pletórico de saludos de muchas de las casi 500 personas de todos los rincones del planeta que pisaron el palito. Algo está fallando en el mundo, amigos.

Como conclusión, me gustaría compartir con ustedes las recientes y urticantes declaraciones de Oliviero Toscani, el fotógrafo de las siempre polémicas campañas publicitarias de Benetton.

“Facebook es un gran campo de concentración voluntario en el que nos hemos metido todos y donde todo el mundo está contento de estar, se muestra y tiene amigos pero en realidad eso demuestra que no tienen amigos. Y no es que esté contra Facebook, porque cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero también soy libre de criticarlo”.

~ por Mike en agosto 6, 2010.

 
A %d blogueros les gusta esto: