Kiss en Facebook

Durante la madrugada de hoy, los habitantes de esta parte del mundo pudimos observar en vivo el show que Kiss ofreció en el Staples Center de la ciudad de Los Angeles.

La transmisión principal del evento se produjo a través de la página de la banda en Facebook pero también fue posible seguir las alternativas del recital por Kiss on Line.

El número promedio de fans conectados durante el recital fue de 200 mil.

La banda ofreció una actuación sólida pero absolutamente previsible, en lo que parece ser la marca registrada de la formación actual.

Actualmente, Kiss es una máquina de interpretar clásicos pero la falta de frescura del show es alarmante, tanto que por momentos parece que están tocando con el piloto automático prendido.

La banda apuesta sobre seguro y no quiere correr ningún tipo de riesgo.

Me remito a las palabras de Paul Stanley durante el concierto de ayer. «Tenemos un montón de canciones viejas para ustedes. Porque eso es lo que quieren escuchar, no?».

Los fans queremos escuchar temas nuevos pero Gene Simmons y Paul Stanley intentan convencernos de lo contrario, incluyendo apenas dos canciones de Sonic Boom en el repertorio.

El primer tramo del recital contó con las interpretaciones de Deuce, Strutter, Let me go rock and roll y Hotter than hell, que culminó con el acto del lanzallamas de Simmons.

La versión de Shock me terminó siendo uno de los puntos altos de la noche pero no me gusta que Tommy Thayer se haga cargo de esa canción en particular.

Por un vasto conjunto de razones, Shock me es sinónimo de Ace Frehley.

Esta elección por parte de la banda demuestra una clara tendencia a poner el acento en la nostalgia, especialmente teniendo en cuenta que el guitarrista bien podría cantar When Lightning Strikes.

Tommy Thayer es un gran intérprete pero queda demasiado expuesto cuando llega el momento de imitar las creaciones de Ace Frehley.

Desde el preciso instante en que Eric Singer y Tommy Thayer se calzaron las botas de los integrantes originales, las comparaciones son absolutamente inevitables.

La formación actual de Kiss es apenas un sucedáneo de la original.

No tengo problemas con los cambios de integrantes pero me molesta el hecho que la banda se haya convertido en una franquicia que sólo intenta remedar la mística de los años setenta.

El hecho que Peter Criss y Ace Frehley hayan sido reemplazados por otros músicos es una realidad pero me gustaría saber cuál será la opinión de los fans cuando los reemplazados sean Gene Simmons o Paul Stanley.

Está claro que para mí ese será el día de la muerte de Kiss como tal.

Por otro lado, Sonic Boom es una buena muestra de lo que esta formación tiene para brindar si dejara de mirar hacia atrás y se enfocara en el presente.

El show prosiguió sin sobresaltos con las interpretaciones de Calling Dr. Love, Modern Day Delilah, Cold Gin, Parasite y Say Yeah. 

Lamento enormemente comprobar que Paul Stanley, el más grande cantante de rock de todos los tiempos, se está convirtiendo en una caricatura de si mismo.

El estado de su voz presenta muchas grietas, situación que se hizo evidente durante la interpretación de los temas de Sonic Boom.

Las últimas cuatro canciones de la primera parte del concierto fueron 100,000 years, I Love It Loud, Black Diamond y Rock and roll all nite.

Para los bises, llegaron los clásicos más esperados por la mayoría de los espectadores: Shout it out loud, Lick it up, Love Gun y Detroit Rock City.

Me llamó poderosamente la atención que Paul no haya dicho en ningún momento que el show estaba siendo transmitido hacia todo el planeta a través de Internet.

La emisión a través de Facebook resultó un éxito ya que no se produjo ningún tipo de inconveniente en la generación del contenido, a pesar del alto número de visitantes de la página.

Los conductores del segmento previo al concierto realizaron entrevistas con algunas de las «celebridades» que pululaban por el backstage como Shannon Tweed y Nick Simmons.

El clima de euforia que impregnó la transmisión previa logró su punto máximo al momento del reportaje con Doc McGhee, mientras las publicidades de Bud Light y Guitar Hero eran repetidas hasta el hartazgo.

Otra de las promociones anunciaba los futuros shows de la banda en territorio de los Estados Unidos, con imágenes del show de River de este año.

Pero algo andaba mal con ese aviso: en el compilado también aparecían algunos clips pertenecientes al Kiss Symphony que contaban con la presencia de Peter Criss no en una, sino en tres ocasiones!

Uno de los mejores momentos de la transmisión se produjo cuando Gene Simmons y Eric Singer volvían desde las entrañas del Staples Center luego de realizar una entrevista para la cadena ESPN.

El conductor del segmento previo al show intentó conseguir la palabra de Simmons pero fue completamente ignorado por el bajista. Por un par de segundos, todo el mundo pudo escuchar el canto de los grillos por Internet.

Sin embargo, Eric Singer volvió rápidamente sobre sus pasos para contestar algunas preguntas al desorientado presentador, salvando el bache. Singer, el empleado del mes.

~ por Mike en noviembre 26, 2009.

2 comentarios to “Kiss en Facebook”

  1. “Singer, el empleado del mes”, me encantó el remate. Tan cierto y tan patético.

    Vi el show anoche. No lo hice desde Facebook, sino desde Kissonline, porque la pantalla me pareció más grande.

    Dato de color: Kiss es tan predecible que me senté a ver el show en la computadora mientras editaba unos videos para el trabajo en la otra laptop. O sea que no estuve con la vista enfocada todo el tiempo en el recital, y aún así siento que no me perdí nada.

    Es como cuando veo “El enigma de otro mundo” de John Carpenter. La vi tantas veces que, cuando la agarro en el zapping la dejo de fondo mientras hago otras cosas, porque me conozco de memoria cada una de sus escenas y cada línea de diálogo.

    Pero “El enigma de otro mundo” es una película estrenada hace 30 años. Kiss, en cambio, es una banda 100% operativa, lo cual es preocupante.

    Me asombró la cantidad de gente que reunieron. Realmente el lugar estaba a tope, además de las 200 mil personas que lo seguimos por Internet en una transmisión impecable. Ya es innegable que Kiss vive un renacimiento, que sea merecido o no es otro tema, pero aunque estemos en desacuerdo con el presente de la banda, esta realidad es incontrastable.

    Me gustó un particular segmento de Paul y Tommy en la que batallaron primero en un duelo de guitarras, para luego reproducir Thayer los juegos vocales de Stanley. Coincido con Mike: la voz de Paul está muy desgastada, pero creo que esto fue novedoso y hasta tuvo ciertos toques bluseros a lo Aerosmith.

    Los avisos de Budweiser y Guitar Hero, no me jodieron tanto. Pero después no me pregunten por qué digo que Kiss hace mucho que dejó de ser una banda de rock. Por cosas como esta es que lo digo: no parecía la transmisión de un recital, parecía la transmisión de un partido de la NFL.

    Más allá de todo lo negativo que tengo que decir sobre esta formación, la banda sonó bien. ¿Aburrida? También, pero el sonido fue excelente. Me gustó Eric Singer, siempre tan preciso en los golpes y con tan buena escena. Y Thayer, aunque se desvive por imitar a Ace en su sonido, no lo hace en su actitud escénica, y eso me gusta, me parece bien que el tipo tenga su propio estilo.

    De Gene y Paul ya ni hablo. ¿Para qué?

  2. Sí, es hora de renovar el repertorio. No entiendo de dónde sacan que sólo queremos escuchar los clásicos de siempre.

    Que hagan una encuesta en Kissonline, no sería mala idea

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: