Kiss en el Cobo Arena

En los primeros días de julio de este año, trascendió una información que daba cuenta del rodaje de un documental inspirado en el legendario Cobo Arena de Detroit.

El proyecto denominado Live at Cobo buscaba rendir tributo a uno de los símbolos más representativos de la cultura popular contemporánea de los Estados Unidos.

Poco después me puse en contacto con Eric Harabadian, uno de los responsables de la producción, y comenzamos un provechoso intercambio de correos electrónicos con vistas a una futura entrevista.

Hacia fines de agosto, me enteré que tanto Eric como su esposa Lisa Hagopian habían quedado afuera del emprendimiento por diferencias con el tercer productor, Douglas Akers.

El documental continúa en proceso de realización pero bajo el nombre Let’s go Cobo.

La entrevista con Harabadian ya no tenía razón de ser pero nuestros caminos volvieron a cruzarse cuando leí su comentario sobre el show de Kiss en Detroit publicado en la revista Goldmine.

En un reciente correo electrónico le pregunté si estaba interesado en escribir una crónica de tipo personal para Kissteria, requerimiento al que accedió gustoso.

A continuación, las impresiones de un periodista oriundo de Detroit que tuvo la fortuna de presenciar el concierto de Kiss en el Cobo Arena el pasado viernes 25 de septiembre.

* Recuerdos del Cobo Arena *

Permítanme comenzar diciendo que básicamente soy virgen con respecto a Kiss. Quiero decir que nunca había visto a la banda en vivo antes del trascendental show en Detroit del pasado 25 de septiembre. Pero, dicho esto, soy fan de la banda desde el primer día, cuando el primer disco autotitulado fue editado en 1974. En ese momento, yo era un joven que cursaba la secundaria y aquella descarnada pero brillante portada con los cuatro rostros y la mirada maníaca de Gene Simmons realmente dejó su marca en aquel muchacho de 16 años!

Poco después, recuerdo haber visto a Kiss por primera vez en televisión, en el programa de Mike Douglas. Pueden encontrar el clip en You Tube pero recuerdo claramente a Gene Simmons charlando con Mike y con la comediante Totie Fields, y a la banda interpretando Firehouse en lo que, me parece, tiene que haber sido una de sus primeras presentaciones televisivas. Una vez más, dejó una gran impresión en mí.

A través de los años, Kiss ha sido parte de mi vida como también ha sido parte de la cultura popular por casi cuatro décadas. A comienzos de la década del 90, tuve la oportunidad de conocer a Gene Simmons y Paul Stanley junto a Eric Singer y Bruce Kulick en un meet and greet organizado en el Royal Oak Music Theater en Detroit. Por supuesto, la banda se presentaba sin los maquillajes en ese momento y recuerdo que me firmaron un CD de aquel primer disco de Kiss, que yo tenía en la secundaria pero que alguien me había robado. Recuerdo haberle dicho a Simmons que «me gustan un montón de los discos de la banda pero, Gene, este es el mejor de todos». Después le dije que esperaba no haberlo ofendido pero él estuvo de acuerdo con mi opinión. (Risas)

Kiss

Todo esto nos trae a mis experiencias relacionadas con el show de Kiss en el Cobo Arena durante el pasado septiembre. Soy escritor free lance para varias publicaciones musicales y tuve la oportunidad de realizar una reseña del comienzo de la gira Alive 35 por América del Norte para la revista Goldmine. Honestamente, puedo decir que la banda superó mis expectativas. Generalmente, cuando una banda comienza una gira pueden darse factores como los nervios del debut o inconvenientes técnicos para resolver. Pero desde mi posición no advertía nada de eso. Desde el mismo comienzo la audiencia fue testigo de un grupo que funcionaba con los ocho cilindros al máximo de su capacidad. Y en honor a su triunfante regreso al lugar donde todo comenzó hace casi 40 años, interpretaron la mayoría del material de Alive en el orden original.

Algunos momentos destacados del show incluyeron la destreza pirotécnica de Tommy Thayer durante She. Yo sabía que iba a lanzar fuegos artificiales desde la guitarra como hacía Ace Frehley pero Thayer es un gran intérprete y logró demostrar su talento de forma personal. Stanley también se encontraba en buena forma, tan ágil y dinámico como en sus días de juventud. Además es un gran maestro de ceremonias y realmente sabé cómo mantener a la audiencia pendiente del show. El solo de Simmons durante 100,000 years sacudió los cimientos del edificio y el baterista Eric Singer se destacó en temas como Parasite y mantuvo el ritmo en los temas más movidos como Strutter. No puedo olvidarme de la explosión de papelitos durante Rock and roll all nite y del vuelo de Stanley hacia el fondo del sagrado recinto para Love Gun.

En pocas palabras, fue un honor haber sido parte de este evento. Siendo natural de Detroit, tuve la oportunidad de presenciar muchos grandes conciertos en el Cobo Arena, muchas veces denominado afectuosamente como Cobo Hall, incluyendo a Rod Stewart, Frank Zappa, Bob Dylan, Emerson, Lake and Palmer, Dave Mason, Stevie Ray Vaughan y Jeff Beck, entre otros. Y Kiss se ubica en la parte más alta de la lista. Un refrán dice que nunca podés volver realmente a tu hogar pero el 25 de septiembre de 2009 Kiss hizo precisamente eso.

Foto: Lisa Hagopian

~ por Mike en noviembre 6, 2009.

Una respuesta to “Kiss en el Cobo Arena”

  1. Tu blog cada vez vuela más alto. Es, por lejos, el mejor de los que leí, y notas como esta lo demuestran

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: