El Salón de la Fama, cerca

En el día de hoy trascendió una información que los fans de Kiss estábamos esperando desde hace años. Finalmente, el grupo fue nominado como uno de los candidatos a ocupar un lugar en el Salón de la Fama del Rock and Roll.

Más de quinientos músicos y profesionales de la industria elegirán a 5 artistas de una lista de 12 en la que también aparecen Abba, Genesis y los Red Hot Chili Peppers.

Los ganadores de la votación se conocerán en enero de 2010 aunque la ceremonia de inducción tendrá lugar el 15 de marzo en el Waldorf Astoria de Manhattan.

La novedad no representa un logro demasiado revelante pero la cuestión del Salón de la Fama es una deuda que tiene que ser saldada eventualmente.

Es ridículo que Kiss aun no haya sido distinguido con ese honor.

Por otro lado, me provoca cierta molestia leer la noticia en algunos sitios que ahora se alegran por la nominación aun cuando toda la vida desmerecieron al Salón de la Fama sólo porque Kiss no formaba parte de él.

Me gustaría compartir con ustedes un artículo que publiqué en Kissteria el pasado 23 de abril, hace exactamente 5 meses, porque de alguna manera anticipó esta situación.

* El plan de Kiss *

[ Gracias al impulso cosechado durante la reciente gira sudamericana, Gene Simmons y Paul Stanley se encuentran abocados a una tarea que a esta altura ya parece una cuestión personal.

El gran objetivo de Kiss para los próximos meses es conseguir el ansiado ingreso al Salón de la Fama del Rock and Roll.

La estrategia de la banda para lograr este demorado reconocimiento incluye la edición de un nuevo disco de estudio tras once años de silencio.

Sin embargo, el elemento fundamental de esta movida es la promocionada gira por los Estados Unidos y Canadá que comienza en septiembre.

Kiss se asoció recientemente con Eventful para organizar la denominada «Primera gira dirigida por los fans». La idea central del proyecto es que los fans voten on line para que sus respectivas ciudades sean parte del itinerario de la banda.

Se anuncia que las ciudades pequeñas estarán en igualdad de condiciones con respecto a las grandes porque la selección de los ganadores será el resultado de una valoración entre la cantidad de habitantes y los votos conseguidos.

«Ninguna banda le había dado a sus fans el poder de decidir por cuáles ciudades pasaría una gira. Nuestros fans se lo merecen. Dejamos nuestra próxima gira por los Estados Unidos y Canadá en manos de los fans», señaló Paul Stanley hace unos días.

Hasta el momento, los canadienses llevan la delantera en la votación ya que lograron colocar nueve de sus ciudades en el top ten del ranking.

Por supuesto, los datos de Internet pueden ser adulterados así que nunca sabremos si la gira es la verdadera manifestación del voto popular.

En cuanto al nuevo disco de estudio, Gene Simmons dijo en una entrevista televisiva realizada en nuestro país que todas las canciones pertenecen a Paul Stanley.

Detrás de la broma condescendiente, Gene esconde su total desinterés por el aspecto artístico de esta formación de la banda. En marzo pasado había revelado que el nombre de uno de los temas nuevos era Rotten to the core.

Todos los medios se hicieron eco de esta supuesta novedad pero pocos repararon en el hecho de que se trata de un working title que el bajista utiliza desde los años setenta.

Hace décadas viene circulando un demo de una canción con ese nombre que ante una primera oída se revela claramente como el embrión de Calling Dr. Love.

El exagerado cinismo de Simmons ya no me sorprende pero por momentos me alarma la falta de espíritu crítico de algunos fans que aceptan ciegamente todo lo que la banda intenta vender.

Si el plan de saturar los medios de comunicación de los Estados Unidos resulta exitoso, es muy probable que la banda sea inducida al Salón de la Fama durante el año próximo.

Recordemos que en la ceremonia de inducción es habitual que las bandas inviten a sus antiguos compañeros de ruta para recibir el galardón.

Es interesante imaginar la serie de eventos que pueden desencadenarse si Peter Criss y Ace Frehley tienen que verse las caras con Eric Singer y Tommy Thayer.

Parece imposible que alguno de los miembros originales de Kiss regrese a la banda pero a esta altura de los acontecimientos podemos esperar prácticamente cualquier cosa. ]

Kiss

Volviendo a la información que se conoció hoy, sigue resultando intrigante imaginar qué puede suceder si efectivamente Kiss ingresa al Salón de la Fama del Rock and Roll.

Tanto Peter Criss como Ace Frehley tienen que estar presentes en la ceremonia porque contribuyeron enormemente al ascenso de la banda durante los años setenta.

La duda radica en saber si Gene Simmons y Paul Stanley van a arriesgarse a quedar en ridículo cuando sus antiguos compañeros eclipsen a sus actuales reemplazantes en el estrado.

Si no son invitados, el papelón sería imposible de digerir.

Me imagino que Vinnie Vincent deberá observar la premiación desde su casa mientras que Bruce Kulick seguramente será invitado. Como sea, va a pasar desapercibido.

Es de esperar que los líderes de la banda inviten a los integrantes de la familia de Eric Carr para compartir el momento de la inducción.

Teniendo en cuenta que un artista puede acceder a este privilegio únicamente cuando se cumplen 25 años de la edición de su primer material discográfico, estuve sacando algunas cuentas.

Kiss editó Psycho Circus en septiembre de 1998, apenas un año antes del vigésimo quinto aniversario del lanzamiento del disco debut de la banda.

Probablemente, Gene ansiaba conseguir el ingreso al Salón de la Fama con la formación original en plena actividad pero fue ignorado una y otra vez.

Once años después, Kiss tiene en puerta un nuevo álbum de estudio que no cesa de cosechar elogios. Si la banda pretende ingresar al Salón de la Fama parece que el momento es ahora o nunca. ¿Será?

~ por Mike en septiembre 23, 2009.

 
A %d blogueros les gusta esto: