Kiss, quince años atrás

En el día de hoy se cumplen quince años del debut de Kiss en la ciudad de Buenos Aires en el marco del primer Monsters of Rock realizado en la Argentina.

El año pasado publiqué un artículo recordando aquella jornada inolvidable y me gustaría volver a compartir con ustedes algunos párrafos de esa nota.

* Kiss en Argentina 1994 *

[ Kiss llegó a nuestro país para encabezar la primera edición del Monsters of Rock junto a Slayer y Black Sabbath, que por esos años contaba con Tony Martin como vocalista.

También se había anunciado la presencia de Manowar pero a último momento la banda de Joey DeMaio se bajó de la grilla del concierto.

Fui al show con mis amigos y recuerdo que nuestra excitación aumentaba a medida que se acercaba la hora del show. Después nos enteramos que dos jóvenes habían perdido la vida al saltar desde una de las plateas del estadio de River.

Este hecho trágico fue reflejado por los medios locales con el morbo esperado para estos casos pero la verdad es que para los fans pasó prácticamente desapercibido.

Sin dudas, el enorme deleite que significaba ver a Kiss en vivo hizo que los planteos de índole moral quedaran para otra ocasión.

La banda estaba en un gran momento, revitalizada por el ingreso de Eric Singer y el lanzamiento de Revenge un par de años atrás.

Gene Simmons había recuperado el estilo agresivo que tanto nos gusta y Bruce Kulick atravesaba un período excepcional.

Pero sin lugar a dudas, la gran estrella de la noche fue Paul Stanley. El cantante ofreció una actuación sobresaliente que fue matizando con sus inolvidables comentarios en nuestro idioma.

«No hablo en español muy bien pero comprendo sus sentimientos y sus corazones» fueron sus palabras más festejadas. Nuestra devoción por Paul ya era absoluta pero después de esa noche se volvió simplemente eterna.

Fue un placer enorme escuchar temas como Watchin’ you o I stole your love, que Paul presentó erróneamente como perteneciente a Rock and Roll over.

Recuerdo que en un momento del show me abracé con un fan que me había cruzado en el pogo, como quien grita un gol con el desconocido que tiene al lado en la cancha.

Esa era la atmósfera festiva que se respiraba en el Monumental.

Al día siguiente, Kiss apareció en Ritmo de la noche, un programa que yo detestaba pero que me tuve que tragar para poder ver la presentación de la banda.

Tocaron Heaven’s on fire y I was made for lovin’ you. Paul repitió su speech en español, que a esa altura ya se había convertido en un chiste interno para todos los fans.

El sitio Kiss Bootlegs describe el evento comentando que «Kiss se presentó en este importante programa de la televisión argentina en el que todos los sudamericanos parecen europeos (sic) ofreciendo una gran actuación. Paul apareció en escena luciendo una barba bastante crecida».

Cuando apenas me estaba reponiendo del concierto del sábado, se anunció que la banda brindaría un show «sólo para fans» en Obras.

El lunes 5 de septiembre de 1994 tuve la enorme fortuna de ver a Kiss en un estadio para cinco mil personas.

Mi corazón no sabía si detenerse o explotar cuando me enteré que la banda volaba a México pero volvía a la semana siguiente para ofrecer tres shows consecutivos en Obras. Del miércoles 14 al viernes 16 de septiembre, Kiss desató una celebración que nunca olvidaremos. ]

Kiss

Para completar este recuerdo los dejo con una nota aparecida en el suplemento Sí de Clarín el viernes 20 de mayo de 1994, poco tiempo antes del desembarco de Kiss en nuestro país.

El reportaje de Fernando García relata la bizarra relación que unió a Kiss con Soda Stereo cuando el trío argentino estuvo cerca de participar en el disco Kiss my Ass, editado a mediados de ese año.

En aquel momento circuló el rumor que la banda de Gustavo Cerati iba a grabar una versión de I was made for lovin’ you pero finalmente sólo apareció mencionada en el libro interno del disco.

Siempre tuve la impresión que Cerati no quería quedar relacionado de manera alguna con una banda tan poco cool como Kiss aunque un año después el trío editó el disco Sueño Stereo que incluía el single Zoom, prácticamente un cover de New York Groove.

* Otra vez será *

[ Kiss propuso a Soda Stereo grabar en un disco homenaje. Mientras se espera que la banda desembarque finalmente en Buenos Aires hacia setiembre, el bajista Gene Simmons confirmó, en diálogo telefónico con el Suple, que el disco homenaje «Kiss my ass» tenía un espacio reservado para Soda Stereo. Entretelones de una sociedad que no pudo ser.

Si la tercera es realmente la vencida, Kiss actuará el 3 de setiembre en Buenos Aires. Con estadio aún a confirmar, Gene Simmons aseguró al Suple que el grupo viajará a Buenos Aires para presentarse con Black Sabbath como grupo soporte.

Dos veces estuvo anunciada la visita de Kiss a Buenos Aires. En 1983 se levantaron tres conciertos en la cancha de Boca por, así decía el comunicado oficial, «inconvenientes técnicos en los equipos del grupo musical».

En tanto, está listo el largamente anunciado álbum tributo Kiss my ass (Bésame el culo, en traducción textual) en el que catorce artistas de tan diversa calaña como Stevie Wonder, Dinosaur Jr. y Rage Against The Machine rinden homenaje a los ex carapintadas.

El listado incluye números alemanes y japoneses y en los planes de Kiss figuraba también un grupo para el mercado hispano. «Soda Stereo», dice Simmons en perfecto español.

En octubre del año pasado, el bajista de Kiss se comunicó vía fax con la oficina de management de Soda para extender la invitación a grabar un cover del grupo neoyorquino.

Si bien los artistas fueron elegidos por Paul Stanley y Simmons siguiendo muy de cerca el grado de simpatía que cada uno demostraba por Kiss a lo largo de entrevistas y declaraciones, no fue esa la estrategia con Soda.

La invitación al trío argentino remitió directamente al lugar que ocupa en el mercado hispanoamericano, como sucedió en Japón con Yoshiki, del supergrupo X.

De todos modos, el llamado de Simmons coincidió con proyectos personales -Gustavo Cerati preparando su debut solista y Zeta Bosio en plena producción de Peligrosos Gorriones- y un paréntesis significativo de la banda.

Una familia tipo, pintada como los míticos Kiss maquillados de fines de los setenta, sirve de portada a un álbum en el que se destacan Lenny Kravitz y Stevie Wonder haciendo Deuce, Garth Brooks con Hard luck woman, Dinosaur Jr. con Goin’ blind, Lemonheads con Plaster Caster y Anthrax con She.

Kiss my ass tiene su antecedente con un CD de baja tirada en el que Nirvana grabó una versión de Do you love me. ]

~ por Mike en septiembre 3, 2009.

Una respuesta to “Kiss, quince años atrás”

  1. Gran recuerdo. Nunca olvidaré la ansiedad de esa noche, toda la previa y el momento en que Kiss salió a escena. ¡Y cómo sonaron!

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: