Sexo, dinero y poder

El suplemento Espectáculos del diario Clarín publica en su edición de hoy una nueva entrevista al bajista de Kiss.

Lamentablemente, el periodista Pablo Raimondi desaprovecha la oportunidad y entrega un artículo mediocre plagado de prejuicios y atavismos.

Por otro lado, la nota es irreprochable desde el punto de vista histórico. Salvo el error de contar a Ace Frehley como integrante de la formación que grabó Kiss Symphony, el resto de los datos de archivo es correcto. Sin dudas, este muchacho podría ganarse la vida escribiendo obituarios.

El dinero y las chicas son lo más importante en la vida

Antes de que Kiss cierre el Quilmes Rock en abril, su bajista cuenta, con la arrogancia que lo caracteriza, por qué formó y reformó la banda más famosa del rock teatral. Sus ambiciones, sus deslímites y su postura antidrogas en una charla donde también habla de su lado actoral.

Si la arrogancia tiene un nombre y apellido en el universo del rock business, ése es Gene Simmons, co fundador, cantante y bajista de Kiss. Además de ser un verdadero empresario musical y explotar su fama como pocos, Gene encaró firmemente su carrera sin importarle el qué dirán.

“Creo que soy arrogante. Digo qué hay que hacer y hago lo que digo. Algunos pueden decir que soy arrogante, pero quizás la gente que lo dice no es tan segura”, arenga el Demonio, que el 5 de abril le sacará la lengua a la última fecha del Quilmes Rock en River Plate.

Capaz de pintar a una orquesta sinfónica completa a la usanza kissera (veáse el DVD del disco Alive IV), tener fama nefasta de pisa pollitos, diabólico y hasta nazi, Gene Simmons logró, junto a su eterno socio Paul Stanley, superar todas las acusaciones y acrecentar día a día la fama del grupo y engordar su abultada billetera.

“Hago lo que quiero hacer. Si creo que es una buena idea, lo hago y siempre me divierto. ¡Ah! Y tiene que haber chicas, es muy importante”, explica sobre el video Firestarter donde, entre bellas curvas y automóviles, Gene rapea (sí, rapea).

La vida de Chaim Witz (su nombre de nacimiento en Haifa, Israel) que luego cambió por el de Eugene Klein, tuvo en los Estados Unidos la concreción del sueño americano. “En los comienzos hice un curso de electricidad y me recibí de maestro de escuela primaria. Ejercí en el Harlem latino, un área muy pobre de Nueva York, y aprendí muy rápido palabras como…”. Y enumera insultos en perfecto español.

Las chicas que vio gritar por The Beatles en el show de Ed Sullivan allá por 1964 hizo que Gene se decida por ser rockero. “Un buen trabajo”, diría tiempo después. Este músico de 59 años, que reconoce ser su propio fan y más grande coleccionista cuida su imagen y también su leyenda. Niega que Alice Cooper haya sido una influencia para usar maquillaje en vivo, como así también afirma que su lengua haya tenido alguna intervención quirúrgica: “Cuando nací me sacaron por la lengua”, dice.

Cuando Gene vio en vivo cómo se movía y cantaba Paul Stanley, con su vieja banda Uncle Joe, pensó: “Quiero a ese muchacho para el grupo”. Así juntos formaron la génesis kissera: Wicked Lester, al que luego se sumaron Peter Criss y Ace Frehley. Luego decidieron cambiar el nombre por algo simple y pegadizo: Kiss.

Para Gene es tan importante lo visual como la música (Tenés ojos y oídos, debe ser pareja la entrega, dice), por eso no dudaron en maquillar sus rostros y mostrarle al mundo cómo sonar aplanador y dar shows hasta con efectos de fuegos artificiales.

Y para retar al mercado, luego de diez años de make up, Simmons & Stanley decidieron afrontar una jugada arriesgada en 1983: desenmascarse. “Ambos métodos funcionaron, con y sin máscara. Pero nos divertimos más tocando con el maquillaje puesto. Cualquier chica puede decírtelo: ellas se sienten mejor cuando lo usan que cuando no”, agrega Simmons, quien también tiene su veta actoral (ver recuadro).

Desenfreno, sexo y rock and roll estuvieron siempre presente en la vida de Gene. Eso sí, nada de drogas: “Yo nunca me drogué ni me emborraché. Es más, nunca fumé”, comenta.

Kiss iba a conquistar el corazón argentino en 1983. Pero amenazas de bomba por parte de grupos de ultraderecha suspendió la visita en la cancha de Boca Juniors y, once años después, desembarcaron en el estadio de su eterno rival.

Debutaron sin pinturas en el marco del Monsters of Rock en la cancha de River Plate ante 50.000 kisseros. Y como el fervor no se aplacaba, la banda programó cuatro conciertos más en el viejo estadio de Obras Sanitarias.

Luego de la comentada y publicitada reunión del grupo con sus miembros originales en 1996, Kiss volvió por estas tierras -si, con el maquillaje puesto- en marzo de 1997 y dijo presente por última vez en abril de 1999.

En ese último show, vinieron a presentar el disco tridimensional Psycho Circus, su última placa en estudio. “No hubo una razón por la cual demoramos tanto en editar un nuevo álbum, estuvimos muy ocupados con las giras y además, todos tienen sus vidas. Para grabar se necesita tiempo. Además a la gente le gusta revivir un poco de historia. Ya tocamos en muchos lugares en vivo todos los temas que a la gente le gusta”, explica Gene al teléfono.

¿Pero habrá un nuevo disco de Kiss? “Sí. Será algo clásico, canciones bien rockeras casi como el álbum perdido que nunca sacamos. El sentimiento de grabar un nuevo disco entre 1976 y 1978. Y Paul va a producirlo”, confiesa este músico que habla cinco idiomas y que votó a Barack Obama en las últimas elecciones.

Kiss es una de esas bandas que tiene tantas bandas imitadoras y fanáticos devotos como Elvis Presley o The Beatles. Y sigue girando por el mundo, siempre con nuevos shows, productos y son fieles al rock business. El grupo tiene más de 2.500 productos licenciados y parece aún no satisfacer su necesidad de hacer dinero. Según Simmons, le queda pendiente el auto Kiss.

Gene

“Nunca nos detenemos y a veces la gente no entiende porque hacemos eso. Si querés hacer algo tenés que intentarlo todo”, agrega este demonio sexual que se acostó con 4.800 mujeres y aún conserva fotos de cada una.

Siempre fuiste crítico con el tema religioso. ¿No creés en Dios?
-En lo único que creo es en mí. No me gusta el Dios que crea enfermedades y mata niños o el que da vida y luego inventa algo para matar, o darte un resfriado, cáncer o HIV. ¡Mientras estemos vivos me gustaría que el cáncer nos deje en paz! Solo vivimos unos años. ¿Por qué no nos deja divertir? ¿Por qué nos mata?

En el libro Kiss and Make up, escrito por Simmons, confiesa que creció convenciéndose que jamás tendría hijos, en parte porque vivía con miedo a repetir los errores de su padre, que lo abandonó siendo un niño.

Si vieras a tu padre, ¿qué le dirías?
-No tendría nada que decirle. Logré todo lo que quise y trabajé para eso. Creo que él diría que está orgulloso de mi.

¿Qué es lo más importante en la vida?
-El dinero y las chicas.

¿Y la salud?
-Bueno: Salud, dinero y chicas.

* Contra El Gato y El Espacial *

Gene es un tipo de pocas vueltas (y pulgas), directo y, a veces, chocante. Y le gusta tener todo bajo control en esta industria llamada Kiss. Aunque en las notas es reacio a hacer mea culpa, no escapa cuando se le pregunta sobre el máximo error en su carrera musical.

“Lo peor fue no patear integrantes de la banda cuando de repente empezaron a ponerse duros”. ¿Los destinatarios? El Hombre del Espacio Ace Frehley y El Gato Peter Criss, históricos guitarrista y baterista de Kiss.

“Ace rara vez podía venir al estudio y se quedaba borracho en su casa, y, es que, Peter también tenía ese problema aparte de las drogas. Pero antes de que esto se volviera realmente serio, Kiss era una banda muy saludable”, se lamenta Gene.

Tanto Frehley como Criss forjaron la historia del grupo participando juntos en los exitosos álbumes Kiss, Hotter Than Hell, Destroyer, Alive I, II y IV, Dinasty, Love Gun, Unmasked, Double Platinum y Psycho Circus, entre otros.

Pero los años de éxitos no tapan las falencias personales. Para esta gira Alive 35, Kiss reclutó al guitarrista Tommy Thayer, ferviente colaborador de la banda hace 15 años, y Eric Singer, batero en discos como Revenge y Alive III, entre otras colaboraciones.

“Ellos respetan a la banda y a los fans. Cuando el concierto comienza y son las nueve en punto estarán en el escenario. Hacen lo que tienen que hacer, eso es respeto propio”.

¿Ves a Ace y Peter?
-No hablé con ellos. Sé que todo el mundo los ama y les deseo felicidad, pero nunca más formarán parte de Kiss. No quiero más experiencias con drogadictos ni alcohólicos. Es como en los Juegos Olímpicos, si te encuentran algo en tu sangre, te echan.

* Yendo del rock a la pantalla *

Como si los escenarios no fuesen suficiente para Gene Simmons, también incursionó en en películas, que no tuvieron repercusión, como Kiss contra los fantasmas (1978), Fugitivo (1984) o Buscado vivo o muerto (1987), entre otras.

Además apareció en algún capítulo de la serie División Miami y hasta fue expulsado por su amigo Donald Trump en el reality de famosos El Aprendiz.

Y tuvo reality propio. Primero gestó Escuela de Rock de Gene Simmons (se emitía los jueves por VH1 y duró dos temporadas) donde le enseñaba a rockear a un grupo de chicos del Christ’s Hospital, una de las escuelas de música clásica más antiguas en Londres.

“Fue muy importante y divertido hacerlo. Ayudé a que los chicos crean en ellos mismos. Y eso, es una lección muy difícil de aprender”, comenta Gene. Y luego abrió las puertas de su mansión de Beverly Hills para filmar Gene Simmons Family Jewels, que ya va por su cuarta temporada y se emite por A&E.

Siguiendo el camino del entrañable Ozzy Osbourne (con el exitoso The Osbournes), Gene junto a su mujer, la ex playmate Shannon Tweed con la que lleva 26 años felizmente no casado, y sus hijos adolescentes Nick y Sophie muestran la típica familia disfuncional donde, a diferencia del reality de Ozzy, los chicos adoran al padre.

“Hice este reality porque, uno, no tengo nada que esconder y, dos, porque no me importa lo que la gente piense. Todo el mundo es muy feliz porque yo hago que la vida de todos sea posible”.

¿Qué fue más difícil hacer Escuela de Rock o Family Jewels?
-Hay gente que trabaja en eso, y quizás eso es lo difícil, yo solo hago lo que tengo que hacer. Yo soy difícil.

~ por Mike en febrero 21, 2009.

Una respuesta to “Sexo, dinero y poder”

  1. Ya lo había leído. Nada nuevo bajo el sol, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: