Phil Lewis

Un mes y medio después de los shows de L.A. Guns en Buenos Aires, tuve la fortuna de ver en vivo al cantante inglés que llegó a nuestra ciudad para ofrecer una serie de recitales junto a Coverheads.

Los integrantes de la banda argentina tomaron contacto por primera vez con Phil Lewis durante la tarde del jueves 23 y esa misma noche ofrecieron un mini set en Kika.

El viernes siguiente se presentaron en Super Rock junto a Hollywood Bitch y Kiss my Ass. La gira mágica y misteriosa finalizó bien entrada la madrugada del domingo en The Roxy.

Gracias a la excelente predisposición de Pablo Name, tuve la posibilidad de conversar con Lewis luego de la prueba de sonido del sábado en el local de Palermo.

En cuestión de segundos, me encontré charlando amigablemente con uno de los ídolos de mi adolescencia y debo decir que la experiencia fue absolutamente gratificante.

El cantante estaba de muy buen humor y respondió mis preguntas con una claridad conceptual admirable. A pesar de los años que lleva viviendo en Los Angeles, conserva intacto el acento británico. Habla con tono pausado y elegante, casi entre susurros. Apenas levanta la voz cuando despotrica contra Tracii Guns.

Las primeras impresiones que compartimos tuvieron que ver con el show del viernes y la performance de Coverheads. “La noche de ayer fue fantástica. Estoy muy feliz con mi banda argentina. Trabajaron muy duro. Estaba muy nervioso y algo asustado antes de venir porque no sabía con qué me iba a encontrar. Esperaba una banda promedio pero estos tipos son fantásticos”.

“Se portaron muy bien conmigo. Me trataron como si fuera uno más de la familia. Espero venir todos los años porque la estoy pasando bárbaro”. Horas después, se informó que Coverheads va a ser la banda estable de Lewis en una próxima gira sudamericana.

El show de Super Rock fue una descarga constante de energía. El Chino y Ale Olmedo establecieron una sólida base rítmica que acompañó el lucimiento de Gaby Zero y Chupete Ramírez en las guitarras.

Lewis parecía algo dubitativo en los primeros temas pero luego se soltó y desplegó todo su talento en clásicos como Sex action, Long time dead y Never enough. Ariel Belont se sumó a la banda para las versiones de It’s over now y Dirty love mientras Phil posaba glamorosamente para los fans de las primeras filas.

El cantante se mostró maravillado con el desempeño de Gaby en la guitarra. Por momentos, se quedaba congelado observando los incendiarios solos del crédito de La Paternal y durante el show del sábado lo filmó con su cámara personal.

¿Qué te pareció la actuación de Gaby Zero?
Amazing. Creo que es el Johnny Thunders argentino. Es un super star. Es un tipo joven, estoy seguro que tiene un gran futuro por delante. Estoy muy impresionado.

Lewis también tuvo palabras de elogio para Kiss my Ass. El cantante presenció los primeros minutos del set desde el costado del escenario. “Debo decir que estuvieron geniales, muy divertidos. No conozco mucho de bandas tributo a Kiss pero son muy buenos”, señaló.

La lista de temas de los shows de Coverheads fue similar en las dos presentaciones. Pero en el balance final, la actuación del sábado se llevó todos los premios.

Lewis había vaticinado semejante resultado mientras conversábamos en las instalaciones vacías de The Roxy. “Acá está el verdadero rock and roll. Puedo olerlo, you know. Me encantan los lugares como este. Crecí en lugares como este”.

¿Qué recordás de los shows porteños de L.A. Guns en 1992?
-Recuerdo que hubo mucha gente, mucha histeria. Fue una locura. Me acuerdo de los fans en la puerta del hotel. No puedo creer que haya pasado tanto tiempo hasta que pude volver.

Como consecuencia de las diferencias irreconciliables entre Tracii Guns y Phil Lewis, actualmente existen dos versiones de L.A. Guns. Esta situación es bastante confusa para el público en general y divide las aguas entre los fans.

Cuando lo entrevisté en septiembre, Tracii me dijo que estaba buscando un sonido más moderno para su banda. “Pero no podés ser una banda con esas características si estas rodeado por tipos que ya están grandes. Por eso, lo que hice estos últimos años fue buscar pibes jóvenes para mantener esa energía y esa actitud”.

Por su parte, la postura de Lewis contrasta notablemente con la de su antiguo compañero de ruta. “No me gusta lo que hizo Tracii Guns llevando a su banda al tipo rubio del programa de Inxs. Eso no es L.A. Guns. La gente merece algo mejor”.

Personalmente, estoy de acuerdo con Lewis pero reconozco que Tracii se encuentra en un gran momento de su carrera y la incorporación de Marty Casey es una jugada audaz que puede darle muchos dividendos.

Durante el 2009, las dos versiones de L.A. Guns tienen planeado editar sendos discos de estudio. Ese será el momento de la verdad en el que podremos determinar quién sale triunfante de esta disputa dialéctica y artística.

¿Vas a venir con L.A. Guns a Buenos Aires?
-Eso espero. Todo va a depender de la economía. Para este show, tenía más sentido que venga yo solo. Veremos cuáles son las reacciones de la gente. Si más adelante existe suficiente interés por ver a la banda en vivo, lo haremos.

Hablando de sus proyectos personales, Lewis me comentó que a principios de este año participó de la filmación de una horror movie llamada Witchmaster General.

La película fue dirigida por Jim Haggerty y tiene fecha de estreno para el año próximo. Por lo que estuve viendo, es una producción de bajo presupuesto con numerosas escenas de sangre y sexo. “Fue muy divertido. Lo disfruté mucho”, cuenta Lewis.

Haggerty dice en el My Space oficial de la cinta que el trabajo del cantante en la piel del Dr. Gorgon fue sobresaliente. Este papel protagónico marca el debut del cantante en la pantalla grande aunque ya había incursionado en la actuación durante su juventud.

De aquellos años en Londres, Lewis recuerda los momentos que compartió junto a su amigo Phil Collen en Girl. La banda había nacido como la respuesta británica a los New York Dolls pero sin darse cuenta se vieron inmersos en la vorágine de la New Wave of British Heavy Metal gracias al éxito de su disco debut, Sheer greed.

El álbum fue editado en 1980 e incluía una versión de Do you love me, el clásico de Kiss. “La primera época de Kiss me recuerda un poco a The Heartbreakers. Honestamente, jamás compré un disco de Kiss pero pienso que es una gran banda”.

Repentinamente, Lewis baja la voz y mira a su alrededor como quien está a punto de develar un secreto inconfesable. “Me metí en un gran problema con Gene Simmons. En 1981, Girl abrió los shows de Kiss en Inglaterra. Kiss no había tocado allá en mucho tiempo y nos presentamos ante diez mil personas”.

“Salimos a escena y la primera canción que tocamos fue Do you love me. La gente estaba muy enojada y nos gritaban de todo. Al finalizar el tema, les grité Shut the fuck up. Me querían matar”.

“Al terminar nuestro set, un guardia de seguridad nos llevó hasta los camarines de Kiss. Gene estaba sentado, terminando de maquillarse”.

“Me empezó a hablar pero sin mirarme. Como un maestro de escuela, me dijo Estoy muy decepcionado, empezamos con el pie izquierdo. Después, la gira siguió normalmente. Con el tiempo, nos hicimos amigos. Hasta el día de hoy, nos reímos de aquel incidente”.

Girl había firmado un contrato con Jet Records, un sello inglés que estaba bajo la tutela del polémico Don Arden. El padre de Sharon Osbourne (fallecido el año pasado) era conocido en el ambiente por sus violentos métodos de negociación con sus artistas.

Lewis lo recuerda amargamente. “Fuck Don Arden. He’s a motherfucker, man. Era un verdadero gángster de la vieja escuela del negocio de la música. Nos ofreció nuestro primer contrato pero se quedó con todo. Aun cuando hubiéramos vendido un millón de discos, nunca hubiéramos visto un centavo”.

“Aunque éramos jóvenes y firmamos un contrato estúpido, no me arrepiento de nada. Esa fue la única opción porque tampoco éramos tan buenos. Pero teníamos mucha actitud. Ellos vieron eso y lo explotaron”, recuerda.

A pesar de los malos momentos, el cantante evoca los comienzos de los ochenta con una sonrisa porque para esa época Ozzy Osbourne había dejado Black Sabbath y había sido fichado por Jet Records.

Lewis dice que la pasaba muy bien con Ozzy y Sharon. “Cuando ella me contó que se iban a casar, pensé Oh God, esto no va a durar demasiado pero ya ves que estaba completamente equivocado”, reconoce entre risas.

Asegura que “con Sharon está todo bien. Es un poco careta pero siempre nos ayudó. Además, siendo la hija de un tipo como Don Arden, te puedo asegurar que sabe unos cuantos trucos”.

El segundo disco de Girl no consiguió las ventas esperadas y la banda terminó sus días estrangulada por las constantes amenazas de Arden. Finalmente, Collen fue convocado por Def Leppard y Lewis recibió un llamado telefónico que iba a cambiarle la vida.

“Las cosas no andaban muy bien para mí en Inglaterra. Girl se había separado, tenía problemas con mi novia y andaba corto de dinero. Entonces, me llamó el manager de L.A. Guns para preguntarme si quería audicionar para la banda. Fue el momento justo”.

¿Cómo describirías tu arribo a Los Angeles?
-Fue como llegar al Paraíso.

Las pupilas de Lewis parecen dilatarse hasta el infinito mientras rememora aquellos años y una pequeña emoción lo embarga cuando le pregunto sobre cuál cree que es su legado dentro de la historia del hard rock.

“Pienso que es un buen legado. Hice un montón de amigos. Escribí algunas buenas canciones, no todas por supuesto. Trabajé muy duro todos estos años. Vengo haciendo esto hace más de veinte años y espero hacerlo veinte años más. Ronnie James Dio tiene casi setenta años y sigue rockeando. Yo puedo hacer lo mismo. Espero seguir creando buena música en el futuro. Es una parte muy importante en mi vida”.

“No me considero un millonario. Tal vez hice un millón de dólares a través de los años pero me gasté la mayor parte. Pero no me arrepiento de nada. Es un viaje fantástico”.

~ por Mike en octubre 28, 2008.

2 comentarios to “Phil Lewis”

  1. Re interesante la reseña. No lo conocía a este tipo.

  2. Phil Lewis es un increible artista, el cual merece reconocimiento como tiene por ejemplo, GNR. Tambien tuve la suerte de conocerlo personalmente en el roxy. Over the Edge es una obra de arte. La canciones que reversiona, se vuelven glam automaticamente . Ni hablemos de L.A. Guns y sus discos solistas, glam por excelencia. El recital en SuperRock fui increible, muy intimo. Espero que vuelva pronto ya que es un artista completo. Igual me encantaria ver a Phil con tracii otra vez. Aunque no me puedo quejar ya que vi a Pappo, Gilby Clarke y Tracii Guns en un mismo escenario realizando Knockin on heavens door . Inolvidable. Avisen cuando vengan estos monstruos que casi me lo pierdo..

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: